domingo, 30 de septiembre de 2012

MÁS QUE UN MOVIMIENTO, LA NECESIDAD DE VIVIRLO


Otra vez el teatro me sorprende, otra vez los jóvenes me dan aliento. Fue el viernes por la tarde, después de una semana intensa de clases, después del 25s y la represión policial contra la mayoría de ciudadanos que pacíficamente pedían más democracia, más dignidad. Una semana dura para nuestra conciencia social. Sin embargo, el viernes se reunieron alrededor de 40 individuos para ensayar MOVIMIENTO. Siempre pasa lo mismo con las obras que montamos: de un momento de confusión y caos, hay un día en que todo se despeja y se ven las cosas mejor. Creía saber los motivos por los que había que hacer MOVIMIENTO, pero solo el otro día lo entendí de una forma clara y distinta, después de que el grupo de teatro hiciera algo que trasciende todo acto teatral.
Todo empezó cuando propuse hacer un ejercicio que consistía en que el grupo-asamblea (MOVIMIENTO va sobre los nuevos movimientos sociales), de un estado desorganizado se organizara con un criterio, para ello tan solo tenían cinco minutos. Puse el cronómetro y nadie en el grupo sabía lo que yo quería y muy pocos entendían. Quizá yo tampoco. Cuando habían pasado dos minutos, el grupo todavía seguía secuestrado por la confusión, nadie se atrevía a nada, aunque todos los individuos hablaban unos con otros con gran animación. De pronto, uno de ellos elevó la voz. Convocaba entre risas a la gente a que se organizara, todo el grupo comenzó a arracimarse en torno a él. El ruido no permitía con claridad escuchar sus palabras, pero los individuos empezaban a dirigir su mirada hacia él, parecía que le estaban escuchando. El grupo parecía que se había aglutinado en torno a un líder; sin embargo, rozando el minuto cinco, cuando ya quería cortar el ejercicio y explicar las ventajas y los peligros del liderazgo, la situación dio un giro trascendental: el grupo comenzó un proceso constituyente. No entendía qué significaba eso en los libros de Historia, y lo entendí el otro día. El grupo empezó a organizar su funcionamiento, a dotarse de una forma de comunicación con símbolos..., cuando todo esto se había discutido, alguien propuso sentarse y ponerse cómodos. El que se había erigido como líder del grupo fue desplazado por otra persona que solo pretendía moderar el debate, no liderarlo. Nuevo giro trascendental, el grupo ya no tenía líder. El cronómetro ya duplicaba el tiempo del ejercicio, empezaba a asombrarme lo que estaba viendo: solo estaba yo en el patio de butacas, viendo una función privada en la que por primera vez irrumpía la realidad con una extraña fuerza. La asamblea discutía los mismos temas que las primeras asambleas del 15 m habían discutido en Sol en mayo de 2011: organización, sistema político y económico actual, manera de acabar con el sistema... Los temas eran planteados desde distintos puntos de vista con total libertad, en un clima único de debate provechoso de ideas valiosas, aprobando todas las decisiones no por las mayorías aplastantes, sino por el procedimiento del consenso. El consenso permite que todas las posturas, por muy distantes que parezcan, se vean incluidas en la propuesta total. Eso garantiza que todo el mundo se sienta escuchado y se sienta partícipe de la decisión. La asamblea seguía su curso y ya rozábamos la media hora de ejercicio, que ya era actuación o realidad, todavía no lo podíamos saber. Los miembros de la asamblea, que miraban de reojo al patio de butacas para ver lo que decía el director, se habían olvidado de mí..., lo importante allí ya era la vivencia del grupo. Incluso algunos miembros de la asamblea se fueron y apenas fue percibido por los demás. Las ideas brotaban con fluidez, se engarzaban unas con otras y construían verdaderos pensamientos interesantes, sin faltar, lógicamente, la tensión verbal y la confrontación de posturas. La realidad mentirosa que yo pretendía crear con el ejercicios se estaba convirtiendo en algo que se nos había escapado a todos de las manos: se estaba viviendo una realidad posible como una realidad de verdad..., pero encima de un escenario. Las posibilidades de interpretación se me disparaban en la cabeza. Rozando el minuto cincuenta, después de casi una hora de fascinación, decidí romper aquello. Sería un sacrilegio (romper la ficción teatral, incluso en los ensayos, siempre me ha parecido romper algo muy delicado, romper un pacto sagrado), pero también estaba deseando saber lo que allí había pasado, cómo lo habían vivido los protagonistas de aquello.

-(Aplausos)Gracias..., gracias..., gracias...-les dije-. Después de toda la vida persiguiendo la creación de una realidad en el escenario, hoy he conseguido verlo. Es la mejor obra de teatro, y encima para mí solo, que he visto nunca. No sabéis lo que habéis conseguido, la obra que acabo de ver deja muy pequeña a la obra del pringao ese que ha escrito MOVIMIENTO. Ha sido increíble, y lo peor es que no voy a saber explicar lo que aquí acaba de pasar.
A partir de ahí vi caras también fascinadas, nadie sabía lo que había pasado, “yo me lo estaba creyendo”, “no, yo es que lo he vivido como real”, “para mí no estábamos haciendo teatro, esto ha sido real”, “sí, pero estabas encima de un escenario y delante de un público, aunque fuera una sola persona”, “más que de verdad o de mentira, lo importante es haberlo vivido”.
Ninguno sabíamos lo que había pasado con exactitud. Otro nuevo punto de giro, que convertía aquello en algo único, es que muchos miembros que acudían por primera vez al ensayo, creían que era de verdad un ensayo, que todo estaba preparado, lo cual daba un nuevo ángulo a la situación, ¿cómo estaban viviendo eso entonces si incluso algunos participaron en el debate? Incluso otros miembros creían que había infiltrados en la asamblea para provocar eso, creían que todo era un preparado para provocar esa situación. Increíbles los ángulos desde donde se puede valorar la situación.

Es improbable que haya explicado lo que allí ocurrió el otro día porque es difícil recrear los ambientes propicios, esos ambientes fuera del tiempo que absorben lo mejor del ser humano y lo proyectan muy lejos. Eso solo lo consigue el arte, la literatura y el teatro. TODO EL MOVIMIENTO ya tiene razones para creer y para crear, no podemos volvernos atrás. Hay que dar la cara y montar la obra, sumando, trabajando y apoyándonos. Antes decía que cuando arranco una obra de teatro puedo saber los motivos pero no entiendo, hasta que llega el día propicio, qué es lo que de verdad me motivaba a hacerlo. Ahora entiendo que ese grupo-asamblea que quiero crear de 50 miembros fuera gente tan diversa; no quería trabajar con un grupo bloque como en los anteriores montajes. Claro, ya entiendo por qué, he juntado a gente muy diversa porque quiero que aprendan a convivir, que MOVIMIENTO sea, además de una obra de teatro, una práctica social. Los grupos compactos tienen la ventaja de que se trabaja muy bien con ellos, pero pueden desarrollar perversiones. No. El grupo de MOVIMIENTO tiene que aprender a ser grupo: es mucho más lo que tenemos en común, y sobre todo lo que tenemos que defender en común, que los subrayados, que las diferencias. Esa es la clave, ya sé por qué quiero hacer MOVIMIENTO, ya creo que saben los actores por qué tienen que hacer MOVIMIENTO.

Al final Luis, un compañero de cincuenta años, joven por su actitud, lo dijo muy inteligentemente: “no sabemos si lo que hemos hecho es teatro o no, verdad o mentira, lo que sí sentíamos era la necesidad de vivirlo”.

VER VÍDEO:





miércoles, 28 de septiembre de 2011

BASES I CERTAMEN PREMIOS SIMPROTA DE TEATRO JOVEN DE MEDINA SIDONIA Y LA I EDICIÓN DEL PREMIO ESCRITURA TEATRAL SIMPROTA-EDICIONES ANTÍGONA

PARA VER LAS BASES PINCHÁIS EN LOS SIGUIENTES ENLACES: BASES I CERTAMEN PREMIOS SIMPROTA DE TEATRO JOVEN. PARA MÁS INFORMACIÓN: http://certamendeteatrosimprota.blogspot.com/ MUCHO TEATRO.

SE PRESENTA EL I CERTAMEN PREMIOS SIMPROTA DE TEATRO JOVEN DE MEDINA SIDONIA Y LA I EDICIÓN DEL PREMIO ESCRITURA TEATRAL SIMPROTA-EDICIONES ANTÍGONA, UN CERTAMEN CON VALOR.

La Asociación Juvenil Simprota Teatro junto con el patrocinio del Ayuntamiento de Medina Sidonia y entidades colaboradoras, como el I.E.S. Sidón de Medina Sidonia y Ediciones Antígona, convocan para el presente curso y en el ámbito escolar público andaluz, el I CERTAMEN PREMIOS SIMPROTA DE TEATRO JOVEN DE MEDINA SIDONIA, que incluye la I EDICIÓN DEL PREMIO ESCRITURA TEATRAL SIMPROTA- EDICIONES ANTÍGONA. Se trata de un certamen con un fuerte componente educativo y social, cuyo objetivo es la difusión de una serie de valores que han presidido el quehacer teatral de un grupo de alumnos que ahora se han asociado en la ASOCACIÓN JUVENIL SIMPROTA TEATRO, y que creen que el ámbito rural necesita iniciativas de este tipo para acercar el teatro a las comunidades más alejadas de los ámbitos urbanos, que el teatro es una excelente oportunidad educativa y que el teatro, como cualquier medio de expresión, dignifica al ser humano especialmente en tiempos de crisis. El certamen se desarrollará en dos fases, una previa de selección y una segunda a modo de final donde se mostrarán los trabajos seleccionados en el TEATRO MIGUEL MIHURA ÁLVAREZ de Medina Sidonia del 16 al 20 de abril de 2012. La gala final tendrá lugar una semana después, el 27 de abril, en la que el jurado desvelará los ganadores del certamen. Uno de los premios, el mayor dotado económicamente, es el PREMIO A LA CREACIÓN COLECTIVA, con 500 euros. Con cada premio los ganadores recibirán la escultura seriada EN OBRA 1.0 del artista Antonio López Piña. La organización del evento corre a cargo de un nutrido grupo de profesores (Jose Aurelio Martín, Juan Benito Gallardo, Cristina Ramírez, Concha Caro, Lola Díaz, Charo Mougan, Juanma Pérez Elena, Estrella Luna), los editores Ignacio Pajón, Concha López e Isaac Juncos, la periodista Laura Gautier, el diseñador Borja Mendo y el artista Antonio López Piña, con el patrocinio del Ayuntamiento de Medina en las figuras de su alcalde, Manuel Fernando Macías y su técnico de cultura, Ché Dávila. Tras el trabajo intenso de cinco años haciendo teatro con jóvenes escolares del IES SIDÓN, consideramos que, además del trabajo artístico, tan valioso y estimulante, los alumnos han asimilado una serie de valores que constituyen un estilo o, por lo menos, una manera de vivir y hacer teatro. Se trata de valores muy claros que parten de una idea reiteradamente repetida, dramatizada en la obra Clases y clases: el teatro es una creación colectiva y es fruto de un esfuerzo de grupo. De esta matriz se derivan una serie de valores que los alumnos no solo han asimilado, sino que han puesto en práctica, han hecho efectivos de una manera práctica y orientada, concluyendo, por ello, que valores como el esfuerzo, el rigor, la disciplina, el trabajo cooperativo, el entusiasmo, la generosidad y el interés por la cultura, son valores operativos, que sirven y que, además, están avalados por una ética, por una visión del mundo. Así, como vemos, el teatro ha sido no solo una actividad escolar o complementaria, ha sido también una actividad fuertemente educativa, formando aspectos básicos de la vida y del entorno del alumno. Además el grupo ha ido formando, tras las muchas representaciones por centros educativos y teatros, un público; porque el teatro no sólo forma actores y técnicos, también forma a un público. El público merece también un respeto y hay que dignificarlo, simplemente, intentando comunicarse con él, creando sentido y significados relevantes. Nuestros grupos de teatro y las obras representadas también han educado a un público. Por todo ello, porque no queremos que una serie de valores se pierdan, porque queremos objetivarlos y hacerlos conscientes para la sociedad y para los escolares, porque creemos en la educación y en la cultura compartida, hemos construido una asociación en Medina Sidonia: ASOCIACIÓN JUVENIL SIMPROTA TEATRO.

viernes, 15 de julio de 2011

CONFERENCIA DE ANTONIO LÓPEZ PIÑA SOBRE EL TEATRO DE JOSE AURELIO



Buenas tardes a todos.

Es un orgullo que José Aurelio y Antígona hayan contado conmigo para esta presentación. Gracias también a todos los que habéis venido. De forma muy breve intentaré establecer un perfil de lo que yo considero que es la obra teatral de José Aurelio Martín.

Su obra es una obra que cumple su función o que se cumple en su función. Es uno de los pocos autores que conozco que ha estrenado y representado todas sus obras escritas. José Aurelio escribe sus escenografías teniendo en cuenta que lo que salga en el papel debe ser posible en la escena. Este detalle nos indica que su teatro se adapta al grupo, a las personas y no al revés. Qué bonito sería que esto ocurriera en otros ámbitos de la vida, la política por ejemplo, se me ocurre…
José Aurelio elabora sus composiciones teatrales en función de los actores y eso quiere decir que sabe poner el teatro en el lugar que corresponde. ¿Cuántos alumnos forman parte del grupo? ¿Tantos? Pues aquí está esta obra específica para ellos. Lectura, ensayos, interpretación… Deberíais ver lo que significa el teatro para esos chavales, los vínculos que establece entre ellos, la felicidad que les aporta, la responsabilidad que les hace asumir y el crecimiento personal que experimentan. A partir de esa primera y veraz experiencia interpretativa nace una persona vinculada al teatro para siempre, un actor de raíz.
Digna tarea de la literatura esta de servir para algo alguna vez.

Su obra tiene una connotación pedagógica e ideológica. Nadie se opondrá a la primera de las funciones: pedagogía. Clara, grande virtud de la literatura, del arte, de las instituciones docentes. Pero, cuidado, ¿ideológica? Sí, ideológica. Porque para que aquella pueda darse y prenda de verdad, debe existir el sostén de una ideología que valore como imprescindible esta necesidad, que la aliente y que la espolee. Clase.

Como buen poeta, autor de varios libros de poesía aún impublicados que espero que se decida a editar pronto, manifiesta un gusto sutil por la palabra y sus polisemias, pero donde debe. Sus obras no fuerzan a los personajes, no les imponen extraordinarios parlamentos que demuestren su capacidad para desarrollar discursos. El lenguaje de sus obras se ajusta al principio de pertinencia y credibilidad. Sus títulos en cambio siempre hacen referencia a un significado primero y evidente que es compatible con otro más profundo y más fiel al contenido esencial de la obra.

En su primera obra, el título “Clases y clases” no forma parte del “hay clases y clases” del señorito satisfecho de sí mismo, ni del que ejercita el voto cautivo y derechón y nunca habla mirando a los ojos. Clases y clases hace referencia a los distintos estilos de enseñar de los que imparten y que a veces tienen como resultado el aburrimiento, tantas veces la desidia y en algunas ocasiones el disfrute y la motivación de los alumnos. La obra también se refiere al mito del hombre bueno que llega para cambiar el mundo y lo consigue y luego se marcha silenciosamente, anónimo y consciente de que su destino es ser olvidado después de haber inoculado la inquietud. La obra es un homenaje a la fuerza de los grupos de personas orientados hacia un bien respetable y digno que disfrutan durante el proceso de su acción y no paran hasta conseguir sus objetivos. Clase.

Sostenes, su última obra, muestra en la portada, como podéis ver, dos sostenes tendidos al viento verde. La referencia es evidente y así lo quiere el autor, pero… Me ocurrió una cosa curiosa con este libro. Una amiga mía que es a veces un poco despistada, me dijo al verlo: “Oye ¿y este libro? Un poco raro, ¿no? ¿Un libro de filosofía con dos sostenes en la portada?” Yo le pregunté, “¿De filosofía?”. “Sí”, me dijo ella, “he visto que es de un tal Sóstenes”. Sóstenes, la verdad es que suena a filósofo y pensé, me interesa. ¿Hay mejor combinación que filosofía y sujetadores?
Sostenes toma la referencia directa de la prenda que quizá más reduce, objetiza, fetichiza a la mujer, pero José Aurelio utiliza y desarrolla esa referencia con sentido. Como todo el mundo sabe, la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases, pero es también la historia enorme y silenciosa de las mujeres que no aparecen en los libros de Historia, que no fueron generales ni conquistaron, matando, largos continentes. La historia de la humanidad es la historia del trabajo abnegado y no reconocido y durísimo y constante de las mujeres que han sostenido la sociedad mientras los hombres volvían de la taberna o de la guerra.
Su obra es una defensa suave y encendida de las mujeres y de su papel sostenedor de la vida en su realidad, de la creación de posibilidades y la transformación de lo que podría haber en lo que, sí, efectivamente hay mientras otros solamente hablan. Dice de su madre o de la mía. Nosotros que crecimos en los años ochenta recordamos que las despensas de entonces no eran como las de ahora, y si había Nocilla es que caía cerca un cumpleaños. Un día ocurría lo imprevisto. Llegaba un familiar sin avisar, que es como se iba antes a las casas, y pon algo de beber aquí a tus tíos y qué alegría veros, cuánto tiempo, y en menos de un minuto aparecía su madre o la mía con unos botellines y unos tomates con bonito en picadillo que ninguno sabíamos de dónde habían salido. Clase.
José Aurelio escribió esta obra mirando las manos de su abuela. Una fotografía en blanco y negro que enseña unas manos ancianas pero fuertes, torcidas, moldeadas por los muchos objetos que han cogido y dominado. Las hermosas manos vivas de su abuela, que tiene más de cien años y hasta hace muy poco todavía veía en la realidad posibilidades que otros ni siquiera imaginamos.

Si me lo permitís, os recomiendo que leáis sus obras, que asistáis a sus representaciones y si tenéis mucho, mucho tiempo que entréis en su página web y os asombréis con todo lo que ha hecho hasta ahora este chaval, que además es mi amigo.

Muchas gracias.



Antonio López Piña
Viernes, 10 de Junio de 2011

PALABRAS SOBRE MÍ DE MI AMIGO Y ESCRITOR EDUARDO MARTÍNEZ RICO.

Mi amigo y escritor Eduardo Martínez Rico ha escrito un pequeño artículo sobre mí y lo ha publicado en su blog:

http://sinnoticiasdeblog.com/losdiasdeicaro/?p=2116

Gracias al compañero, por sus palabras.

domingo, 29 de mayo de 2011